La enfermedad del alzheimer y el apoyo a los enfermos

Condiciona en gran medida a los familiares

Como la enfermedad del alzheimer afecta fuertemente a las condiciones mentales y físicas de los pacientes, haciendo mella sobre enfermedad del alzheimer la memoria, la orientación en tiempo y espacio, la comunicación y el humor de la persona, es claro que las familias se ven también impactadas por la patología, asumiendo en la mayoría de los casos el cuidado de los enfermos.

Concretamente la persona que queda encargada del apoyo a quien sufre la enfermedad del alzheimer sufre un importante desgaste a nivel físico y emocional, debido al seguimiento constante que vive del proceso de deterioro del enfermo y la presión que supone atenderlo en forma permanente.

Incluso se considera al cuidador como un paciente secundario, y su situación atraviesa a toda la familia. También pueden surgir desórdenes en el campo económico, porque la asistencia en torno a la enfermedad del alzheimer puede ser realmente muy onerosa. De esta forma, es muy útil conocer algunos puntos o recomendaciones que pueden simplificar este complejo proceso.

Evitar sorpresas

La enfermedad del alzheimer tiene varias etapas y evoluciona en forma diferente en cada persona, pero es muy positivo que la familia conozca algunas manifestaciones generales para que las mismas no irrumpan en forma. En primer término hay que entender que con el paso del tiempo la persona se vuelve cada vez más dependiente, hasta llegar al punto de requerir la ayuda de otros para realizar las actividades más simples.

Por otra parte, quien va a encargarse del cuidado de un paciente con enfermedad del alzheimer debe saber que la persona afectada podrá cambiar bruscamente su personalidad, volviéndose incluso agresiva en ocasiones. También presentará cuadros de depresión y problemas para conciliar el sueño, entre otros síntomas.

Las vivencias de los familiares

Toda persona que tiene a su cargo un familiar con la enfermedad del alzheimer y su grupo de influencia vivirá y experimentará múltiples emociones como respuesta directa a la progresión de la patología. Pasará por la tristeza, el miedo o la frustración, y en enfermedad del alzheimer ocasiones los niveles de estrés pueden llegar a ser muy preocupantes.

Los estudios realizados indican que hasta un 50 por ciento de las personas que atienden a pacientes con la enfermedad del alzheimer llegan a soportar complejos cuadros psicológicos, sobretodo manifestando depresión. En consecuencia, es clave que todo el grupo familiar contenga al enfermo y también a quien le brinda los cuidados primarios.

El estrés que vive la persona encargada de atender al enfermo puede llegar a ser muy peligroso, incluso hasta el nivel de generar dolencias físicas. Por eso es clave apostar por soluciones naturales como el método Revertir el Alzheimer, de Juan Pablo Segura, que garantiza resultados concretos contra la enfermedad.

 

Ahora bien, cerrarle definitivamente las puertas a este mal está en tus manos. Revertir el Alzheimer es sin dudas, un texto recomendado en un 100%. Dejar de leerlo puede ser un gran error que, de seguro, no estarías dispuesto a correr. Pide tu ejemplar de Revertir el Alzheimer y devuélvele al paciente con Alzheimer la libertad y la autonomía perdidas hoy.